Contribuciones vascas a la guerra en Iraq

Ya tenemos en ciernes una nueva guerra. El autoproclamado Gran Sherif del planeta, con sus acólitos europeos, ha decidido que (le) interesa masacrar de nuevo a la población iraquí y, sin tan siquiera molestarse en guardar algo las formas consiguiendo de la ONU el pedigrí de ‘guerra justa’, ha marcado ya en su agenda el ‘día D’ y ha ordenado a sus ‘lugartenientes’ europeos que se cuadren ante él.

Aquí, por estas tierras vascas, se empiezan a organizar las necesarias convocatorias y actos de rechazo a la barbarie impuesta. Pero, más allá de la denuncia del imperialismo económico y político de las grandes potencias y del señalamiento de aquellas organizaciones políticas del país que sean conniventes o apoyen descaradamente la intervención, creemos que se hace necesario intentar argumentar/demostrar/denunciar que todas esas ‘guerras televisadas’, que a menudo nos parecen tan lejanas y ajenas, tienen una relación directa y necesaria con determinados comportamientos, actuaciones y realidades muy cercanas: nuestra aportación, vía impuestos, al gasto militar; la I+D que con fines militares se lleva a cabo en nuestras Universidades, escuelas universitarias y centros de formación profesional; los programas militares en los que participan, con mayor o menor implicación, más de un centenar de empresas vascas; las subvenciones que reciben esas empresas, por dicha producción, de instituciones locales, provinciales y autonómicas; la mano de obra que hace posible esas producciones; las exportaciones a países empobrecidos, tiranías, y zonas en conflicto que enriquecen a las fábricas vascas de armamento, y a los bancos y entidades financieras que en ellas invierten…

Pero si, con frecuencia, se hace difícil (de)mostrar a nuestras poblaciones esa vinculación directa entre los señalados aspectos de nuestra cotidianeidad y muchas guerras, en otras ocasiones esa implicación es mucho más visible y evidente.

Este es el caso de las diferentes guerras que en los últimos 30 años ha padecido Iraq y la implicación directa en ellas de no pocas empresas vascas. Así, por ejemplo, es ‘curioso’ ver cómo los defensores de la intervención imperialista contra Iraq argumentan que, aunque los inspectores de la ONU no hayan encontrado hasta el momento evidencias de posesión de armas químicas, biológicas o nucleares en territorio iraquí, el hecho ‘sabido’ es que Iraq ha tenido y utilizado (contra los kurdos y en su guerra contra Irán, en ambos casos en la década de los 80) bombas de napalm y gas mostaza.

Lo que ‘olvidan’ esos defensores vascos del genocidio contra el pueblo iraquí es que esas armas compradas por Sadam Hussein (a costa de los recortes en las cada vez más precarias partidas de gastos sociales para el pueblo iraquí) fueron, como veremos a continuación, fabricadas por empresas vascas.

Hay datos de que ya en 1976 EXPAL (Explosivos Alaveses) exportó bombas a Iraq. Pero es unos años después cuando transciende que empresas pertenecientes al Grupo GAMESA (Grupo Auxiliar Metalúrgico) facilitaron contenedores que llevaran la iperita o gas mostaza de las bombas químicas que EXPAL había exportado a Iraq y que este país utilizó en febrero de 1984.

Posteriormente, en abril de 1985, tras el accidente de un avión Boeing en la Base Militar de Getafe, se descubrió que iba cargado de napalm y gas mostaza fabricados por EXPAL, según se publicó, destinados a Iraq.

Pero no sólo armas químicas han exportado a Iraq las empresas vascas. Y, como vamos a ver, numerosas han sido las que se han lucrado a costa de las muertes y penurias de la población iraquí.

En 1982 ECIA (Esperanza y Cía, hoy, Nueva Ecía), de Markina, exportó material militar a Iraq por 3.500 millones de pesetas. Y, en ese mismo año, consta una exportación de EXPAL por valor de 1.000 millones.

Entre 1980 y 1987 International Technology (hoy en día ubicada en Miranda, pero manteniendo un domicilio social en Gasteiz) exportó a Iraq más de 5.500 toneladas de municiones y explosivos por valor de 5.100 millones de pesetas de 1987.

La guerra Irán-Iraq fue, sin duda, el ‘gran chollo’ para los ‘buitres sin escrúpulos’ de las fábricas vascas de armamento, llegando al extremo de que varios de ellos se ‘hicieron de oro’ suministrando a la vez a los dos países en conflicto.

Así, por ejemplo, ése fue el origen del ‘despegue’ de lo que hasta entonces era una pequeña empresa casi familiar. Hablamos del hoy Grupo GAMESA, quien durante aquel periodo de la guerra Irán-Iraq ‘disparó’ la producción y comercialización de armamentos a través de sus sociedades controladas (principalmente MECANUSA y TORNUSA).

La ya desaparecida GEMONTESA (General de Montajes Electrónicos) también suministró durante 1986 y 1987 armamento con tecnología punta a ambos bandos de la guerra Irán-Iraq.

EXPAL que, como hemos visto, vendía habitualmente a Iraq, en septiembre de 1986 tuvo que hacer frente a la denuncia que se hizo contra el barco Vinderslev-Holm por haber cargado en el puerto de Santander, con destino a Irán, 168 toneladas de bombas fabricadas por la empresa alavesa.

Mención aparte merecen las ya desaparecidas empresas alavesas FOREXSA (Forjas Extruidas) y TREBELAN, ambas pertenecientes al grupo IMG (International Manufacturing Group) con vinculaciones directas al capital kuwaití (a través del grupo KIO), quienes durante la guerra Irán-Iraq (y lejos de imaginarse que poco tiempo después Sadam Hussein decidiría invadir Kuwait) proporcionaron grandes cantidades de armamento a Iraq. Entre ese material destacan una fábrica de obuses –posiblemente para los cañones AL-FAO- (FOREXSA), 25 millones en vainas de bombas y 500 vasos de munición artillera (TREBELAN). El grupo al que pertenecen estas empresas (IMG) fue acusado de participar, presuntamente, en la fabricación de un supercañón que pretendía Iraq, proyecto que se vió envuelto en un gran escándalo cuando uno de los ingenieros involucrados en él apareció asesinado en Bruselas en marzo de 1990.

Pero si las citadas empresas vascas se ‘forraban’ con las muertes de la guerra Irán-Iraq, tampoco le han hecho ascos (ni éticos ni de ningún tipo, el mercadeo con la muerte no lo permite) a la invasión de Kuwait por Iraq ni a la posterior “Guerra del Golfo”.

Así, y por lo menos hasta agosto de 1990, saltándose la legislación del momento y utilizando Jordania como ‘país interpuesto’, la ya citada International Technolgy exportó a Iraq armamento por cerca de 2.000 millones de pesetas.

La plantilla de ECIA, que a finales del 90 sufría una regulación que afectaba al 75%, a primeros del 91 volvió al pleno renidimiento ‘gracias’ al suministro –principalmente de morteros de 81 mm.- a Arabia Saudita, tras la invasión de Kuwait por Iraq.

Esa misma empresa –ECIA- y la alavesa EXPAL recibieron pedidos del Mº de Defensa español para facilitar bombas a los aviones B-52 estadounidenses destacados en Morón para atacar a Iraq.

Finalmente, la guipuzcoana DANOBAT y las alavesas TREBELAN y ZAYER han sido relacionadas -según filtraciones del informe de los observadores de la ONU- con las ventas de armamento a Iraq. Aunque lo han negado, y la vitoriana ZAYER ha ‘argumentado’ que, en cualquier caso, las ventas a Iraq se suspendieron en el año 90, esta misma empresa fue mencionada en 2000 por un ingeniero desertor del proyecto atómico de Sadam Hussein como una de las empresas fabricantes de la maquinaria de alta tecnología que utilizaba el gobierno iraquí en su programa nuclear.

Estas y otras evidencias parecidas deberían impulsarnos a reflexionar, denunciar y oponernos activamente a las ya comentadas formas de colaboración directa con las guerras. Pensamos que ése (más allá de las, repetimos, necesarias movilizaciones contra ellas) debería ser el objetivo fundamental en la lucha para acabar con las guerras desde su raíz. Al menos en lo que por cercanía, proximidad e involucración está en nuestras manos. Y así nos consta que se está empezando a abordar y organizar por parte de diferentes gentes del movimiento vasco de transformación social. Tal vez de este modo logremos algún día que la no contribución vasca a la guerra en Iraq sea nuestra mejor aportación para evitar esa guerra.

 

Estitxu Martínez de Guevara, en nombre del Colectivo Gasteizkoak

Publicado en El Periódico de Álava y Gara el 10-01-2003 y en Rebelión el 16-01-2003

Volver al índice de artículos

Related posts

10ª BIZI-MARTXA CONTRA LA INDUSTRIA MILITAR VASCA Y ONGI ETORRI GERNIKA 2017

El pasado sábado tuvo luagr la 10ª bizi-martxa para denunciar la industria militar vasca En el contexto de la “Semana de Acción Global contra el Gasto Militar” se desarrollará este sábado 22 de abril la “Décima Marcha Ciclista contra el Gasto y la Industria Militar”. Iniciativa impulsada...

UN BOMBERO OBJETOR CONTRA LAS BOMBAS

Hay noticias que deberían ser la cabecera en todos los medios, porque se basan en valores y comportamientos éticos, en prácticas de coherencia, en compromisos llevados a la práctica cotidiana… actitudes todas ellas  que deberían ser la base de una sociedad sana. La que hoy provoca esta...

Deba-Itziar y Getxo hacen suya y ponen en perfecto contexto la denuncia de que “Estas guerras son muy nuestras”

  Cuando en Gasteizkoak elaboramos el libro “Estas guerras son muy nuestras” lo hicimos con la esperanza de que pudiera ser útil para las gentes que trabajan en la denuncia de la realidad que padecen cientos de miles de personas a causa de las guerras. En las últimas semanas hemos...

Respuestas de solidaridad ante una UE deshumanizada. Getxo, 13 y 14 de enero de 2017

Conforme al título de esta entrada, y en las fechas que se indican, se van a celebrar unas interesantes jornadas divididas en dos mesas redondas organizadas por la Plataforma Ongi Etorri Errefuxiatuak de Getxo (Bizkaia) cuya composición podéis ver en los carteles que aparecen más abajo. La...

Nuevo libro de Gasteizkoak

ESTAS GUERRAS SON MUY NUESTRAS Industria militar vasca Hace unos meses, cuando nacía esta página web, comentábamos lo siguiente: Entre la gente que nos conoce, en los últimos tiempos circulaba una duda ¿el colectivo antimilitarista Gasteizkoak sigue existiendo? Ya no da charlas ni escribe...

El ejército español y la especulación inmobiliaria

El pasado martes tuvo lugar en Gasteiz la presentación del libro "Araka y Desamparadas, historia de un expolio" a cargo del colectivo antimilitarista Gasteizkoak. En él se destapa una de las caras más desconocidas del ejercito en España. Esta institución es el principal poseedor de tierras del...

Kontaktua / Contacto

Gurekin harremanetan jartzeko bide errezenak hauek dituzu: idatziguzu helbide honetara gasteizkoak@gmail.com edota formulario hau bete eta bidali. Si quieres contactar con Gasteizkoak puedes hacerlo escribiéndonos a gasteizkoak@gmail.com. También puedes utilizar este formulario.

MERCADERES DE LA MUERTE MADE IN EUSKADI. LA INDUSTRIA MILITAR EN EUSKAL HERRIA

Desde este enlace podéis descargar el libro

LOS «EJÉRCITOS HUMANITARIOS» Y LA VIOLENCIA SEXISTA MILITAR

  Desde este enlace podéis descargar el libro