Acabar con la pobreza, eliminando el gasto militar

Asistimos en los últimos años a un increíble espectáculo de prestidigitación político-social que, con la ayuda de la “varita mágica” de los “medios de desinformación”, intenta fijar nuestra atención en la atractiva chistera de su palabrería y propaganda, para, por medio de esa maniobra de distracción, evitar que percibamos cómo en realidad lo que pretenden estos magos de la política y las finanzas no es sino “robarnos la cartera” una vez más.

La realidad de las cifras de la pobreza y exclusión social

Pero más allá de sus palabrerías, sus trucos y triquiñuelas y sus falsas verdades, se oculta una realidad que, además de cifras, tiene nombres y apellidos, pues los números no deben hacernos olvidar que, en definitiva, hablamos de personas, de vecin@ y conciudadan@s de nuestras calles, pueblos y ciudades.

Así, y según un estudio basado en datos oficiales[1], nos encontramos con que, en la actualidad, en Hego Euskal Herria, a parte de las 521.675 “amas de casa” que no reciben una sola peseta por su trabajo y que oficialmente están consideradas como “ocupados no laborales”, hay:

  • 122.635 parad@s que no reciben ningún tipo de ingreso (ni prestación contributiva ni prestación asistencial).
  • 25.257 parad@s que sólo cobran prestación asistencial (es decir, menos de 40.000 pesetas al mes, de media).
  • 38.289 personas subocupadas con unos ingresos medios mensuales de 23.814 pesetas.
  • 90.954 personas empleadas a tiempo parcial, con un ingreso medio de 55.566 pesetas.
  • 148.818 pensionistas, cuyas pensiones no alcanzan las 60.000 pesetas al mes (en un amplio abanico que va desde las 24.935 de una pensión asistencial en Navarra, hasta las 58.697 que cobra por término medio un/a pensionista autónom@ en la C.A.V.)

Es decir, que en Hego Euskal Herria hay 425.953 personas cuyos ingresos mensuales no alcanzan ni tan siquiera el denominado Salario Mínimo Interprofesional (en la actualidad, 68.040 pesetas).

Si analizamos estos datos, veremos que la cantidad necesaria para que cada una de esas 425.953 personas pudieran alcanzar, desde sus respectivos ingresos actuales, algo tan básico como el Salario Mínimo Interprofesional (que no significaría ni tan siquiera el abandono de la situación de pobreza o riesgo de la misma) es de 221.897 millones de pesetas (192.572 para la C.A.V. y 29.325 para Navarra), tal y como podemos apreciar en el siguiente Cuadro.

Cantidad necesaria para garantizar el S.M.l.

(millones de pesetas)

Colectivo de destino C.A.V. Navarra Hegoalde
 Parad@s sin ingresos 113.227 3.590 116.817
Parad@s con prestación asistencial  9.586 2.443 12.029
Subocupad@s 13.329 12.202 25.531
A tiempo parcial 25.571 421 25.992
Pensionistas 30.859 10.669 41.528
TOTAL 192.572 29.325 221.897

 

Estos 221.897 millones son la cantidad que las administraciones vascas deberían destinar. Veamos ahora, sin embargo, cual es la triste realidad, tomando para ello el ejemplo de los presupuestos de la C.A.V. para 1998.

La pobreza y la exclusión social en los presupuestos de la CAV para 1998

El Gobierno Vasco viene dedicando principalmente dos cantidades y conceptos a la lucha contra la pobreza y la exclusión social.

  1. A) El que denomina Plan Integral de Lucha contra la Pobreza (PILP) y que lo que recoge es el presupuesto destinado a abonar el Ingreso Mínimo de Inserción (IMI), destinado principalmente a gastos tan básicos como alimentación, ropa, salud, higiene…
  2. B) El que denomina Atención a situaciones de Emergencia Social y que es el destinado a cubrir los gastos del AES (Ayudas de Emergencia Social), y principalmente destinado a otras necesidades tan básicas, como vivienda (el pago del alquiler), frigoríficos etc.

Estas son las ayudas destinadas a la población en paro que no recibe ningún tipo de ayuda por parte del INEM, y que por tanto no tiene ninguna otra fuente de ingresos.

La cantidad destinada para 1998 para el Plan Integral de Lucha contra la Pobreza es de 6.948 millones, exactamente la misma cantidad que en 1997. Igual sucede con los 1.800 millones que se dedican a la Atención a situaciones de Emergencia Social, idéntica cifra a la presupuestada para 1997.

La suma de estas dos cantidades nos da un total de 8.748 millones que es todo lo que destina el G.Vasco para paliar las situaciones de pobreza y exclusión social, y que no supone sino el 4,5% de los 192.572 millones que como ya hemos visto se necesitarían para garantizar el Salario Mínimo Interprofesional.

El gasto militar en Hego Euskal Herria para 1998 [2]

Habrá quien crea extremadamente complicado romper con esta situación, dada la aparente dificultad para poder “encontrar” fuentes de financiación para esos 221.897 millones que hemos señalado como mínimo imprescindible para realmente comenzar a hacer frente a la pobreza y la exclusión social en Hego Euskal Herria.

Hay, sin embargo, en la actualidad, diversas propuestas lanzadas tanto desde iniciativas ciudadanas (por ejemplo, las denominadas “Cartas de los Derechos Sociales) como sindicales y políticas, que proponen distintos medios para intentar alcanzar objetivos similares (eliminación del fraude fiscal; abolición de las horas extraordinarias; reducción de la jornada laboral…). Sin rechazar lo interesante de algunas de estas propuestas, vamos a ofrecer a continuación otra posible vía de financiación: la supresión del gasto militar y su dedicación a la lucha contra la pobreza y la exclusión social.

GASTO MILITAR 1998 EN HEGO EUSKAL HERRIA

(cifras en millones de pesetas)

 

 

 

Contribución

G Militar estatal

Gasto policial Total

G. Militar

C.A.V. 122.664 66.585 189.249
Navarra 35.729 3.520 39.249
HEGO EUSKAL HERRIA 157.923 70.105 228.498

 

Gasto Militar 1998 228.498 millones
Asegurar el S.M.I. a tod@s 221.897 millones

 

Como podemos ver en el cuadro adjunto, en Hegoalde se van a dedicar a la contribución del gasto militar estatal y al gasto policial más de 626 millones y medio de pesetas al día, o lo que es lo mismo, más de 26 millones de pesetas a la hora, cada una de las 24 horas del día, de cada uno de los 365 días del año.

Resulta tan dramático como aleccionador comprobar cómo, la cantidad destinada en Euskal Herria al gasto militar coincide prácticamente con la necesaria para hacer frente desde ahora mismo a las situaciones de pobreza y exclusión social que padece en la actualidad la población vasca.

Queda claro, pues, que la solución a la creciente realidad de pobreza, paro y exclusión social que padece nuestra sociedad, depende simplemente de voluntad política (o de carencia de caradura e hipocresía política) para hacerse realidad, y que la ciudadanía, consciente de que la “casta política” que se autodenomina “nuestros representantes” sólo mira por sus propios intereses (una nueva demostración la tenemos en los mismos presupuestos del 98, en lo que tras no aumentar la cuantía ni del IMI ni del AES, el Parlamento Vasco ha decidido incrementar la partida “subvención a partidos políticos” ni más ni menos que en un 17,9%) debemos organizarnos y movilizarnos en defensa y reivindicación de las verdaderas necesidades sociales.

La pobreza, arma de destrucción masiva

El arma de destrucción masiva más mortífera en la actualidad es la pobreza. Hoy en día en el mundo hay aproximadamente un 75% de población condenada a la pobreza y a la lucha por la supervivencia como consecuencia de las políticas económicas impuestas por eso otro 25% de población que se autodenomina “países desarrollados”, y que basa la imposición de su ¿modelo? social y su política en la fuerza militar, a la que, por tanto, dedica cantidades astronómicas (Estados Unidos, su máximo exponente, dedica el mayor capítulo de sus inversiones al gasto militar, mientras que, paradójicamente, es la zona del planeta en la que, año tras año, más se incrementa el número de personas que padecen hambre).

Pero en esos países “desarrollados” la pobreza y la exclusión social crecen al mismo ritmo vertiginoso que los beneficios y riquezas de las minorías dominantes (empresarios, banqueros, terratenientes, especuladores, aristócratas…). Ante esta creciente brecha social abierta, esas minorías no dudan en recurrir al control social y al estado policial, como forma de garantizar la protección de sus intereses ante el descontento de un cada vez mayor número de población condenada a la exclusión, a la pobreza, al no-futuro.

Esta situación no es ajena, ni mucho menos, a Euskal Herria, baste como ejemplo las declaraciones que ante, la aprobación del presupuesto para 1998, se vió obligado a hacer el Consejero de Economía, Trabajo y Seguridad Social del Gobierno Vasco: “Los esfuerzos que ahora no se inviertan en la lucha contra la exclusión, tendremos que pagarlos en el futuro en forma de policía y medios de seguridad”[3]. Sin embargo para 1998 el gasto militar-policial vuelve a ser el protagonista, las partidas sociales se congelan y se reclama un nuevo incremento del número de ertzainas.

Ante este panorama, parece que la forma más directa de defendernos de ese arma de destrucción masiva que es la pobreza, consiste en la eliminación del gasto militar. De esta forma no sólo conseguiremos librar los recursos necesarios para hacer posible ¡ya! la eliminación de la pobreza en el mundo, sino que privaremos a esas minorías dirigentes sin escrúpulos, del instrumento que utilizan para imponerse: la amenaza o el uso de la violencia a través de sus fuerzas militares y policiales y sus guardias de seguridad.

No obstante, no hay que olvidar que quien obedece sostiene a quien manda, y es ahí donde prácticas de desobediencia civil, como la objeción fiscal a los gastos militares, cobran todo su sentido. La pobreza y la exclusión nunca desaparecerán con la simple, y a menudo hipócrita, práctica de la caridad, sino con la eliminación de las injusticias que las provocan, entre ellas, de forma notoria, la propia existencia del gasto militar.

 

NOTAS

[1] “SALARIO SOCIAL. Material para el debate”. Herri Batasuna, Enero-98

[2] Para hallar la cifra de colaboración al gasto militar estatal por parte de la CAV y Navarra, hemos tomado como base el estudio sobre el Gasto Militar estatal elaborado por el Colectivo TRITÓN “LA SOCIALIZACIÓN DEL MIEDO. Un análisis del gasto militar y del control social (1998)”, con quien compartimos sus criterios sobre el gasto militar.

[3] 30-10-97 en diversos medios.

 

Colectivo Gasteizkoak

Publicado en revista Pueblos Nº 11, octubre de 1998

Volver al índice de artículos

Related posts

HABLANDO CLARO DE LAS IMPLICACIONES DEL GOBIERNO VASCO EN EL MERCADEO DE LA MUERTE EN EL MISMO PARLAMENTO VASCO

Cualquiera que siga nuestros escritos y documentos tendrá claro que somos de quienes tenemos poca confianza (¿ninguna?) en que las instituciones vascas y los grupos políticos que las conforman vayan a dar algún paso serio en el cuestionamiento de la tan escandalosa como bochornosa producción...

10ª BIZI-MARTXA CONTRA LA INDUSTRIA MILITAR VASCA Y ONGI ETORRI GERNIKA 2017

El pasado sábado tuvo luagr la 10ª bizi-martxa para denunciar la industria militar vasca En el contexto de la “Semana de Acción Global contra el Gasto Militar” se desarrollará este sábado 22 de abril la “Décima Marcha Ciclista contra el Gasto y la Industria Militar”. Iniciativa impulsada...

Nuevo libro de Gasteizkoak

ESTAS GUERRAS SON MUY NUESTRAS Industria militar vasca Hace unos meses, cuando nacía esta página web, comentábamos lo siguiente: Entre la gente que nos conoce, en los últimos tiempos circulaba una duda ¿el colectivo antimilitarista Gasteizkoak sigue existiendo? Ya no da charlas ni escribe...

Kontaktua / Contacto

Gurekin harremanetan jartzeko bide errezenak hauek dituzu: idatziguzu helbide honetara gasteizkoak@gmail.com edota formulario hau bete eta bidali. Si quieres contactar con Gasteizkoak puedes hacerlo escribiéndonos a gasteizkoak@gmail.com. También puedes utilizar este formulario.

MERCADERES DE LA MUERTE MADE IN EUSKADI. LA INDUSTRIA MILITAR EN EUSKAL HERRIA

Desde este enlace podéis descargar el libro

LOS «EJÉRCITOS HUMANITARIOS» Y LA VIOLENCIA SEXISTA MILITAR

  Desde este enlace podéis descargar el libro

Tejiendo la R.E.D.: Red de Economia de la Defensa

El pasado 11 de abril tuvo lugar una primera reunion entre gentes dedicadas o interesadas en el trabajo sobre lo que ha venido en llamarse la Economía de la Defensa, ya fuese desde el aspecto de la investigación, el seguimiento y estudio o la denuncia de todos o alguno de sus múltiples aspectos...

Antimilitarismo e industria militar: una asignatura pendiente

Desde hace muchos años, la Industria militar, el comercio de armas, el gasto militar, y todos aquellos temas que podríamos englobar bajo la denominación genérica de Economía de la "Defensa", han sido una de las asignaturas más claramente pendientes tanto del movimiento pacifista como del...

Aproximación al verdadero gasto militar

GASTO MILITAR ESTATAL "GASTO MILITAR" es un concepto que, al igual que ocurre con muchos otros, responde a "realidades" muy diversas según la intencionalidad de quien lo utilice. Así, y partiendo de la concepción más estrecha a la más amplia, podemos encontrarnos, entre otras, las definiciones...